BLOG

El valor de la hidratación en el fútbol

El valor de la hidratación en el fútbol

HIDRATACIÓN EN EL FÚTBOL

La deshidratación es predominante en el fútbol, especialmente cuando su práctica tiene lugar en un ambiente cálido. Implementar estrategias de hidratación en el fútbol adecuadas resultan fundamentales para reponer las pérdidas y así reducir la magnitud de la deshidratación.

Las necesidades y oportunidades de recibir líquidos durante la práctica de fútbol son muy diferentes respecto a los deportes continuos.

Los jugadores de fútbol generalmente sólo consumen suficiente líquido para reponer el 50% de sus pérdidas durante el entrenamiento y partido, lo cual puede resultar en una deshidratación ≥2%, especialmente en condiciones ambientales más cálidas. Además, es frecuentemente observar que los jugadores inician una práctica o partido ya en estado de deshidratación, probablemente como resultado de una deshidratación acumulada de prácticas previas de entrenamiento.

Los efectos de la deshidratación sobre el rendimiento en el fútbol son relevantes, dado que, no solo afecta el movimiento sino también la habilidad mental. De esta manera el estado de hidratación es un factor importante en el resultado de un partido.

Es por esta razón que, se requieren estrategias de hidratación en el fútbol que resulten efectivas considerando las oportunidades, comprendiendo la reglamentación del fútbol, los momentos oportunos para efectuarlas en cada encuentro y sesión de entrenamiento.

El fútbol ofrece oportunidades para beber en el entretiempo, así como también cuando se realizan pausas durante el juego. Respecto a este último caso, la Federación Internacional de Asociaciones de Fútbol 2003 autoriza a los jugadores a ingerir líquidos durante una detención del partido, pero sólo por fuera de la línea. (Las bebidas deben acercarse hasta el lateral)

Desde hace ya algunos años se han modificado ciertas normativas para favorecer las oportunidades de hidratación. Durante partidos desarrollados a altas temperaturas, el árbitro tiene la opción de pausar el encuentro a la mitad de cada tiempo con la finalidad de que, los jugadores puedan hidratarse. La duración de cada pausa es de aproximadamente 2 minutos.

Además de considerar la normativa del deporte, realizar educación nutricional acerca de la importancia del consumo de líquidos para el rendimiento en los futbolistas, es fundamental. Deben ser conscientes de las pérdidas por sudor en diferentes escenarios, que difiere entre un jugador y otro y entre diferentes partidos.

 

El interés sobre los beneficios que aportan las estrategias de hidratación en el fútbol antes, durante y después de cada sesión para asegurar un mejor estado hídrico del deportista, está en aumento. Esto resulta importante debido a la evidencia disponible de que, muchos jugadores comienzan el partido con un déficit significativo de líquidos, posiblemente porque no han recuperado en un 100% la pérdida de líquidos producida en la sesión previa.  


Compartí esta nota: