BLOG

Alimentos Para Hipertensos Más Recomendados

Alimentos Para Hipertensos Más Recomendados

El tratamiento nutricional de la hipertensión arterial (HTA) excluye el consumo de sodio, pero también deben tenerse en cuenta otros aspectos nutricionales de importancia para su evolución. En este artículo te contamos qué alimentos debe incluir una persona con HTA.

La hipertensión arterial (HTA) es un importante factor de riesgo de enfermedad cardiovascular y su prevalencia aumenta con la edad. Tanto para el tratamiento como para la prevención de la HTA son importantes las medidas no farmacológicas como son los cambios en el estilo de vida, especialmente la alimentación.

Alimentación y tratamiento de la HTA

Suele ocurrir que, si hablamos de la alimentación en el tratamiento de la HTA, la misma suele limitarse a la exclusión de un solo nutriente (sodio) y únicamente al presente en la sal de mesa. Sin embargo, la patogenia es más compleja dado que existen otros factores implicados en la evolución de la HTA que merecen atención.

El sobrepeso/obesidad condiciona la elevación de la presión arterial por diversos mecanismos, que incluyen un aumento de insulina plasmática, aumento de leptina y una activación del sistema nervioso simpático. Por lo cual, se recomienda mantener un peso corporal saludable mediante el aporte adecuado de energía según las necesidades nutricionales individuales.

¿Por qué realizar, o no, la dieta Dash?

La realización de la dieta DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension) también aporta beneficios tanto en la prevención como en el tratamiento de la HTA. Estos beneficios se deben a diversos componentes que actúan de manera independiente, destacando el efecto diurético que involucra la excreción de sodio, un efecto antioxidante directo de los polifenoles sobre la inflamación vascular y el estrés oxidativo, un efecto sobre la relajación del lecho vascular y una reducción de marcadores inflamatorios como proteína C-reactiva mediante agentes fitoquímicos.

La dieta DASH es baja en sodio y grasas, alta en frutas, verduras y cereales integrales.

Otro nutriente que, en los últimos tiempos ha mostrado relación con la presión arterial es la vitamina D. Según algunos estudios de intervención el déficit corporal de la vitamina D estaría asociado al aumento en las cifras de la presión arterial. Los mecanismos por el cual estaría involucrado se basan en que esta hormona inhibe el sistema renina-angiotensina-aldosterona, favorece la protección de los vasos sanguíneos y contribuye a la homeostasis del calcio. 

Aun no hay consenso definitivo respecto al tema, pero cada vez hay más evidencia sobre la relación entre dicha hormona y la presión arterial.

Qué comer para incorporar vitamina D y ácidos grasos Omega-3

Las fuentes alimentarias de vitamina D son los pescados grasos (atún, caballa, sardina, salmón, arenque, anguila), aceite de hígado de bacalao, lácteos (leche, yogur y quesos), manteca / crema, huevo (entero, yema) y alimentos fortificados. Si el consumo de estos alimentos no es diario, previa evaluación, se recomienda la suplementación farmacológica de dicha vitamina.

Por último, los ácidos grasos omega-3 ejercen su efecto hipotensor mediante la producción de eicosanoides con actividad vasodilatadora y la disminución de la producción de eicosanoides con carácter vasoconstrictor, además del efecto estimulador de la síntesis de óxido nítrico por parte del lecho vascular.

Las fuentes alimentarias de Omega 3 son los pescados grasos (caballa, atún, salmón, arenque), las semillas de lino, chía y sus aceites y las nueces.

Como se expuso la alimentación en el tratamiento de la hipertensión arterial no se limita únicamente a la exclusión del sodio, sino que también abarca la inclusión de distintos nutrientes con un destacado rol en su evolución.


Compartí esta nota: