BLOG

¿Cómo es la deshidratación en diabéticos?

¿Cómo es la deshidratación en diabéticos?

El cuadro de diabetes mellitus descompensado implica graves complicaciones a la salud si no se trata correctamente. El estado hiperglucémico provoca diuresis osmótica, deshidratación, acidosis metabólica y estado hiperosmolar.

La diabetes mellitus (DBT) es un síndrome crónico heterogéneo, de origen y mecanismo de producción complejo. Se caracteriza por la presencia de hiperglucemia debido a un defecto en la secreción de insulina, en su acción o en ambos. La hiperglucemia crónica se asocia con secuelas en el largo plazo, disfunción y daño de varios órganos.

Como se mencionó en el párrafo anterior, la hiperglucemia, causante de complicaciones metabólicas agudas, es resultante del déficit absoluto o relativo de insulina. Este déficit puede desembocar en que los pacientes diabéticos presenten un cuadro de cetoacidosis diabética (CAD) o un síndrome hiperglucémico hiperosmolar, aunque hasta un tercio de los pacientes presentan una mezcla de las dos situaciones.

La CAD y el estado hiperosmolar hiperglucémico son complicaciones agudas de la DBT que pueden poner en peligro la vida si no se tratan correctamente. Ambos dan lugar a:

  • La disminución de la utilización de la glucosa y el aumento de la producción de ácidos cetónicos superando la capacidad de excreción renal y generando acidosis metabólica. 

  • El aumento de la concentración extracelular de la glucosa actúa como soluto osmóticamente activo atrayendo agua (deshidratación celular) y, al superar su capacidad de reabsorción tubular renal, funciona como diurético osmótico produciendo natriuresis y poliuria.

Ambas complicaciones pueden ser la forma de comienzo de la diabetes o aparecer en diabéticos diagnosticados por muchas causas, siendo la más frecuente la infección.

Los pacientes presentan síntomas inespecíficos como:

  • Fatiga (62%) 

  • Síntomas clásicos como poliuria y polidipsia (98%) 

  • Pérdida de peso (81%)

  • Son frecuentes el dolor abdominal (32%)

  • Náuseas y vómitos (46%)

  • En algunos casos también puede alterarse el estado de conciencia.

Al examen físico los pacientes presentan frecuentemente taquicardia e hipotensión arterial; puede observarse respiración de Kussmaul, letargo y signos de deshidratación como mucosas secas y disminución de la turgencia.

Por lo tanto, el enfoque diagnóstico debe considerar dos aspectos relacionados que interactúan: la deshidratación y la acidosis.

El tratamiento de estas entidades incluye la evaluación clínica, corrección de la deshidratación y de los trastornos metabólicos, la identificación y el tratamiento de los factores precipitantes y comorbilidades, el apropiado tratamiento crónico de la diabetes y la planificación para evitar nuevas complicaciones agudas.

La educación sanitaria del paciente diabético y la auto monitorización de la glucemia y cetonuria son las principales estrategias para evitar el desarrollo de la cetoacidosis diabética y el estado hiperosmolar hiperglucémico.

 


Compartí esta nota: