BLOG

¿Cómo hacer el test de hidratación?

¿Cómo hacer el test de hidratación?

No existe un único método sistemático y fiable para medir el grado de hidratación, por lo tanto, no se admite el uso de un método de poca precisión o bien se debe utilizar la combinación de varios métodos. Conocé cómo hacer el test de hidratación. 

Existen distintos motivos para evaluar el estado de hidratación y el método a elegir dependerá de la población de interés, del grado de precisión necesario, de las instalaciones, los conocimientos y experiencia de que se disponga, así como de los aspectos presupuestarios. 

Resulta difícil medir el estado de hidratación porque se trata de un proceso dinámico, es decir, se modifica de forma constante y varía en cada individuo. Otro problema es que, en muchas pruebas para medir el estado de hidratación, lo que en realidad se examina es la variación, en vez del grado absoluto de hidratación.

A continuación, se detallan algunos de los diferentes métodos:

Masa corporal

Las variaciones que ocurren en la masa corporal, en un corto período de tiempo, obedecen a movimientos de agua corporal (pérdida o ganancia de agua). Dado que 1 ml de agua tiene una masa de 1g, las variaciones de la masa corporal pueden utilizarse para cuantificar la ganancia y la pérdida de agua.

Sangre

Las variaciones del volumen y la composición corporal de la sangre reflejan las variaciones del estado de hidratación. Los parámetros que se solicitan son la concentración de hemoglobina y hematocrito, concentración de sodio y Osmolalidad.

Orina

El examen del color de la orina se emplea en muchos ámbitos. Este parámetro viene determinado fundamentalmente por la cantidad de urocromo que contiene la orina. El color es muy claro cuando se producen volúmenes grandes de orina y ésta se encuentra diluida. En cambio, el color es oscuro cuando los volúmenes de orina son pequeños y ésta se encuentra concentrada. 

El examen del color de la orina se considera un método aceptable para calcular el estado de hidratación en ámbitos donde no hace falta un alto grado de precisión en la medición.

Medir el estado de hidratación no resulta sencillo dado que, el estado de hidratación es un proceso dinámico y, además existen diferencias en la respuesta de los individuos frente a la ganancia y pérdida de líquidos. En la mayoría de los casos hace falta disponer de más de una medición del estado de hidratación para brindar una indicación precisa. No obstante, los métodos visuales como la diuresis y el color de la orina, podrían ser suficientes en el ámbito domiciliario.


Compartí esta nota: