BLOG

¿Cómo se prepara el kéfir de agua?

¿Cómo  se prepara el kéfir de agua?

Preparar Agua de Kéfir no es complejo, sin embargo, es cierto que su elaboración requiere de cierto tiempo y dedicación. Por todos los beneficios asociados a su consumo, vale la pena intentarlo.

La palabra kéfir viene del turco “keyif” que significa sentirse bien. El agua de kéfir es una bebida fermentada probiótica, refrescante y promotora de buena salud. Es por eso que, en el presente artículo te contamos paso a paso cómo prepararlo y qué consideraciones debemos tener en cuenta para su elaboración.

Ingredientes:

  • Recipiente de vidrio

  • Colador de plástico

  • Cuchara de madera o plástico

  • 3 cucharadas de nódulos de Kéfir 

  • 5-7 pasas de uva o 3 ciruelas o 3 dátiles sin carozo

  • 3- 4 cucharadas al ras de azúcar mascabo (Se puede reemplazar por cualquier azúcar)

  • Un chorrito de limón o medio limón bien lavado

  • 1 litro de agua sin cloro (de filtro, o agua mineral)

Forma de preparación: 

  • Colocar los ingredientes en el frasco de vidrio. El agua debe estar a temperatura ambiente.

  • Remover con cuchara de madera o plástica para disolver el azúcar. Tapar con lienzo, tapa hermética o con la tapa suelta. 

  • Dejar fermentar en lugar templado, lejos de la luz solar directa.

  • El tiempo de fermentación varía de acuerdo a la temperatura. En clima templado 48hs es suficiente, pero si hace frío necesitará más tiempo, y en verano estará listo más rápido. El fermento final debe quedar levemente ácido, NO DULCE (si eso ocurre significa que los nódulos no tuvieron suficiente tiempo de consumir el azúcar, su alimento)

  • Luego colar con colador de plástico. Guardar el líquido en la heladera en un recipiente de vidrio tapado y consumir en los días posteriores.

  • Desechar las ciruelas, dátiles, pasas, desechar el limón y volver a empezar.

Recomendaciones para preparar kéfir de agua

No tocar los nódulos con las manos, así como tampoco con material de metal para evitar que se oxiden y/o contaminar el cultivo. 

Los nódulos que sobren pueden iniciar una nueva fermentación (midiendo la proporción ya que se van multiplicando) o guardarlos en un frasco tapado con tapa (no tela), en la heladera con agua filtrada y un poco de azúcar. (Cambiar el agua 1 vez por semana y alimentándolos una vez cada 7 a 10 días).

Preguntas frecuentes 

  • ¿Cómo me doy cuenta si está contaminado? 

Observando. Si hay moho, olor o color extraño.

  • ¿El líquido de fermento debe ser espeso? 

Esto puede deberse a un exceso de fructosa o minerales en el agua. No es normal pero tampoco dañino. Se aconseja enjuagar los nódulos, agregar unas gotas de limón para ayudar a restaurar el pH y cambiarlos de lugar.

  • ¿Cuál es la cantidad que debo consumir por día? 

 No existe una cantidad de ingesta establecida. Pero inicialmente se recomienda comenzar con pequeñas dosis, ¼ de vaso al día y evaluar tolerancia individual.


Compartí esta nota: