BLOG

¿Cuál es la mejor bebida para hidratarse?

¿Cuál es la mejor bebida para hidratarse?

Es importante mantenernos adecuadamente hidratados para que el organismo desarrolle sus funciones correctamente, pero ¿cuales son las bebidas que ayudan a hidratarse?

En innumerables ocasiones es frecuente escuchar “yo tomo poca agua, pero consumo infusiones”, “me hidrato con bebidas isotónicas cuando realizo actividad física”, “mi hijo no toma agua porque no le gusta”, “consumo jugos saborizados en reemplazo del agua”. Los comentarios arriba mencionados son algunos de tantos otros que se escuchan habitualmente. En todas estas situaciones quizá se cubra la cantidad de líquido diario recomendado por la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN), pero ¿qué ocurre con la calidad de dichas bebidas? 

Considerando que, del total de agua consumida, el 70-80% proviene de las bebidas consumidas, la calidad de las mismas merece especial atención. Las recomendaciones sobre qué bebida elegir para hidratarse resulta fundamental y depende de cada situación en particular.

Por ejemplo, en relación a la actividad física, para aquellas personas que realizan ejercicios de manera recreativa y de intensidad moderada a baja, la ingesta de agua sería suficiente. En entrenamientos más largos, de mayor intensidad o con elevada temperatura, en donde la sudoración es permanente y en mayor proporción, la recomendación de bebidas isotónicas representa una excelente alternativa. Por lo que, en este caso, el tipo de bebida elegida para hidratarse dependerá del tipo de entrenamiento, duración, intensidad y condiciones medioambientales.  

Todas las bebidas mencionadas (agua, jugos, gaseosas, bebidas deportivas e infusiones) tienen en común el porcentaje elevado de líquido en su composición, no obstante, la calidad de cada uno de ellos hace la diferencia.

A excepción del agua, el resto de las bebidas contienen azúcares en su composición, nutriente crítico relacionado al desarrollo de enfermedades no transmisibles como el sobrepeso y la obesidad. A raíz de esto, la industria ofrece al mercado alternativas sin azúcar, pero con elevado contenido de otros aditivos (edulcorantes) que perpetúan el sabor dulce generando cierta adicción por las mismas.

Sabiendo esto la pregunta clave es, ¿qué determina nuestras elecciones sobre las bebidas para hidratarse? Existe clara evidencia que las preferencias del consumidor explican la elección de una bebida en detrimento de otra. Factores tales como costumbre, marca, gusto, entre otros, condicionan el tipo de bebida elegida. Esto se vio reflejado en un estudio realizado en Argentina, donde el consumo promedio de líquidos está compuesto por 21% de agua, 29% de bebidas con sabor sin calorías y 50% de bebidas azucaradas.

Frente a lo expuesto ¿cuál sería la mejor opción para hidratarse? Sin lugar a dudas la mejor elección de bebida es el agua segura, debería representar el mayor aporte de líquidos a diario. Queda claro que la elección de otras bebidas distintas al agua queda limitada a un fin específico (por ejemplo, las bebidas deportivas y el ejercicio físico)

Los jugos y bebidas azucaradas no representan bebidas adecuadas para hidratarse, sumado el exceso de azúcares que contienen en su composición. El aumento de su consumo se relaciona con mayor riesgo de padecer enfermedades no trasmisibles como obesidad, diabetes, hipertensión arterial entre otras. 

Concientizarnos sobre la importancia de una óptima hidratación, teniendo en cuenta no solo la cantidad sino también la calidad constituye una medida fundamental para prevenir enfermedades no transmisibles relacionadas al consumo excesivo de azúcares simples.


Compartí esta nota: