BLOG

¿Cuando dar agua a un bebé menor de 1 año?

¿Cuando dar agua a un bebé menor de 1 año?

El momento adecuado para dar agua segura a un bebé menor de 1 año como bebida de hidratación dependerá de las características propias de su desarrollo fisiológico. 

¿Cómo saber cuando darle agua segura a un bebé?

La necesidad o no de agua exógena depende del momento biológico en el que el niño se encuentre. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses, la introducción de alimentos apropiados para la edad y seguros a partir de entonces, y el mantenimiento de la lactancia materna hasta los 2 años o más. 

En los menores de 6 meses, la leche materna aporta todos los nutrientes que el niño necesita, inclusive agua (aporta más de un 80% de agua) cubriendo así sus requerimientos nutricionales e hídricos. La alimentación al pecho funciona de un modo óptimo cuando la misma se realiza a libre demanda. Es por esta razón que, se recomienda ofrecer el pecho al bebé cuando éste lo pida y durante el tiempo que quiera, hasta que lo suelte espontáneamente. De esta forma, se regula la producción de leche según las necesidades del niño, asegurando la ingesta de leche del inicio y del final de la toma, cuya composición es diferente (al inicio contiene mayor contenido en agua y lactosa mientras que, la concentración de grasa aumenta a lo largo de la toma).

Aunado a lo anterior, ofrecerles agua a los menores de 6 meses podría resultar una práctica de riesgo de generar diarrea, así como también de desnutrición. ¿Por qué?  

El consumo de agua contaminada representa un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades infecciosas, que de producirse son responsables del incremento de la morbimortalidad en lactantes y niños pequeños.

Por otra parte, incorporar agua como bebida de hidratación disminuye la lactancia materna y en consecuencia afecta el adecuado aporte de nutrientes que el niño pequeño necesita para su adecuado desarrollo y crecimiento.

Por lo expuesto, en esta etapa de la vida, los lactantes no necesitan agua adicional, ni siquiera en climas calurosos.

A partir de los 6 meses de edad se realiza la introducción paulatina de alimentos complementarios, manteniendo en paralelo la lactancia materna a demanda del niño. El momento de inicio de la alimentación complementaria se adecúa al desarrollo madurativo de todos los sistemas del cuerpo del lactante con la finalidad de no sobrepasar su capacidad digestiva y metabólica.

Durante esta etapa la leche materna suele aportar más de la mitad de los requerimientos energéticos e hídricos totales, siendo el objetivo de la alimentación complementaria poner en contacto al niño con los alimentos y bebidas diferentes a la leche materna. 

Los alimentos y líquidos incorporados, requieren ser nutricionalmente seguros y administrados de manera apropiada, para que cubran las necesidades de energía y de nutrientes del niño pequeño. Con respecto a la elección de la bebida de hidratación, la mejor opción es el agua segura. 


Compartí esta nota: