BLOG

Dieta para Gastritis Crónica ¿Que es? y ¿Que puedo comer?

Dieta para Gastritis Crónica ¿Que es? y ¿Que puedo comer?

La gastritis crónica es la inflamación de la mucosa gástrica. La nutrición forma parte del tratamiento de esta enfermedad. En este artículo te contamos qué alimentos podés incluir en tu alimentación si padecés gastritis.

La gastritis es una enfermedad inflamatoria aguda o crónica de la mucosa gástrica causada por factores exógenos y endógenos, cuya existencia se sospecha desde el punto de vista clínico, se observa endoscópicamente y requiere confirmación histológica.

La incidencia mundial de gastritis es alta, nuestro país no está exento de ello. La etiología es multifactorial, siendo las principales causas de gastritis: el consumo excesivo de alcohol, uso excesivo de analgésicos (AINES) y la presencia de una bacteria llamada Helicobacter Pylori. El H. pylori, bacteria espirilar gramnegativa, es una de las causas más frecuentes de infección bacteriana en el ser humano, que puede producir gastritis, úlcera gástrica y duodenal, cáncer de estómago y linfoma del tejido linfoide mucoso adenocarcinoma, como linfoma tipo MALT. 

El punto de partida es establecer el diagnóstico médico para, posteriormente implementar el tratamiento adecuado y así prevenir las complicaciones a corto y largo plazo, siendo estas últimas la úlcera gástrica y el cáncer gástrico.

El abordaje nutricional es un pilar fundamental para la gastritis, tanto en su prevención como en el tratamiento de la enfermedad.

Una consideración interesante del tratamiento es la relación de la microbiota intestinal y las enfermedades gastrointestinales. Siendo la alimentación un factor influyente sobre la microbiota, promover una alimentación saludable es fundamental para asegurar la salud del tubo digestivo.

La Guía Mundial de la Organización Mundial de Gastroenterología de 2016 concluyó que los probióticos y los prebióticos son promisorios para reducir los efectos secundarios del tratamiento de H. pylori. Sin embargo, la calidad de la evidencia y el grado de recomendación fueron bajos. Un metaanálisis de ensayos aleatorios realizado en 2014 sugiere que la suplementación de regímenes de antibióticos contra H. pylori con ciertos probióticos también puede ser eficaz para aumentar las tasas de erradicación y puede considerarse útil para los pacientes en los que no se haya logrado la erradicación. No hay evidencia que apoye la eficacia de un probiótico por sí solo, sin antibióticos concomitantes.

Por su parte, en la etapa aguda de la gastritis, la implementación de medidas dietéticas está orientada al alivio de la sintomatología presente. Tener en cuenta:

  • Volumen de las comidas: aumentar el fraccionamiento. Realizar comidas de pequeño volumen para disminuir el tiempo de permanencia gástrica.

  • Selección de alimentos fáciles de digerir: evitar alimentos y productos ricos en azúcares y grasas para no aumentar el tiempo de permanencia gástrica. Elegir, preferentemente grasas vegetales.

  • Fibra dietética: según la tolerancia individual, se progresarán las frutas, vegetales y cereales con la finalidad de no aumentar la permanencia digestiva. Iniciar con alimentos cocidos y cereales no integrales los cuales resultan mejor tolerados.

  • Evitar condimentos picantes (ajo, pimentón, ají molido, cebolla) y ácidos los cuales irritan la mucosa gástrica.

  • Cafeína, evitar dado que la misma posee función irritante para el estómago.

  • Bebidas: beber agua potable. Evitar jugos y bebidas azucaradas con y sin gas.

Cabe destacar que en el período agudo (con síntomas) el abordaje nutricional está orientado al alivio de la sintomatología, luego se irá progresando la alimentación de manera individualizada con la finalidad de ampliar la selección de alimentos, considerando siempre la tolerancia individual.

A continuación, te comparto recomendaciones a tener en cuenta si presentás gastritis:

DESAYUNO/ MERIENDA

  • Infusiones: claras (té o mate cocido), malta. Evitar café.

  • Lácteos: según hábito y tolerancia. Seleccionar descremados.

  • Cereales: Seleccionar aquellos que no sean integrales.

  • Dulces y/o mermeladas: con moderación

  • Endulzantes: consumo moderado

ALMUERZO/CENA

  • Carnes: seleccionar cortes magros. Retirar la grasa visible y la piel del pollo

  • Vegetales y frutas: según la tolerancia individual, iniciar con alimentos cocidos. Se progresará la selección junto con la orientación de un Lic. Nutrición.

  • Cereales: Seleccionar aquellos que no sean integrales.

Evitar frituras y el uso de aderezos, manteca, crema y productos grasos en las preparaciones.

Comer despacio y alejar las bebidas de las comidas para favorecer el fraccionamiento de las mismas.


Compartí esta nota: