BLOG

¿El agua con gas engorda?

¿El agua con gas engorda?

“Beber agua con gas, engorda”, ¿qué hay de cierto sobre este enunciado? En este artículo te lo cuento. Empecemos por su definición.

¿Qué es el agua con gas?

Según la resolución del artículo 983 del Código Alimentario Argentino, se entiende por agua de bebida envasada o agua potabilizada envasada a un agua de origen subterráneo o proveniente de un abastecimiento público, al agua que se comercialice envasada en botellas, contenedores u otros envases adecuados, provistos de la rotulación reglamentaria y que cumpla con las exigencias correspondientes. 

La utilización de un agua proveniente de un suministro público queda condicionada a la aprobación de la autoridad competente, la que se deberá ajustar a las pautas sanitarias existentes. 

¿Cuánta cantidad de gas puede tener el agua potable?

Podrán ser adicionadas de gas carbónico en cuyo caso la presión del gas no podrá ser menor de 1,5 atmósferas medidas a 21 °C. Esto último es el motivo por el cual las aguas carbonatadas tienen burbujas de gas.

¿Es cierto que el agua con gas engorda? 

No. El agua gasificada difiere del agua sin gas únicamente en que, el primero tiene adicionado gas carbónico. Ninguno de los dos aporta calorías. Sin embargo, puede ocurrir que, su ingesta genera cierta sensación de saciedad por la presencia de las burbujas de gas y en consecuencia el apetito disminuya, pero en sí el agua con gas NO ADELGAZA.

¿Por qué cuando tomo agua gasificada y me hincho?

La distensión no es sinónimo de aumentar de peso. La distensión es un síntoma muy frecuente referido por aquellas personas que padecen trastornos digestivos. Se describe como una sensación de tensión o hinchazón del abdomen y puede acompañarse o no de un aumento objetivo del perímetro abdominal. 

La fisiopatología no está bien establecida, pero puede ser el resultado de una combinación de mecanismos patogénicos: incremento del contenido intraluminal, alteración del tránsito y/o evacuación intestinal, alteración de la microbiota entre otros.

En presencia de síntomas digestivos, no se recomienda el consumo de agua con gas por la razón previamente expuesta, dado que el contenido de gas en dicha bebida podría exacerbar la sintomatología gastrointestinal.


Compartí esta nota: