BLOG

Importancia del consumo de agua potable

Importancia del consumo de agua potable

El consumo de agua otorga un adecuado estado de hidratación. Sin embargo, esta debe ser potable, segura, respetando las normativas del Código Alimentario Argentino (CAA) ya que no cualquiera es apta para el humano.

En reiteradas oportunidades se menciona la importancia de mantener un balance hídrico óptimo, destacando a el agua como la bebida por excelencia para lograrlo. No obstante, la calidad del agua determina si la misma puede ser consumida por el ser humano o no.

Considerando que, el agua es un elemento esencial para la vida humana, la ingesta de la misma no debe implicar ningún riesgo significativo para la salud. 

El CAA en el artículo 982 define bajo el término de agua potable de suministro público y de uso domiciliario aquella que es apta para la alimentación y uso doméstico. No deberá contener substancias o cuerpos extraños de origen biológico, orgánico, inorgánico o radiactivo en tenores tales que la hagan peligrosa para la salud. Deberá presentar sabor agradable y ser prácticamente incolora, inodora, límpida y transparente.1

El agua potable de uso domiciliario es el agua proveniente de un suministro público, de un pozo o de otra fuente, ubicada en los reservorios o depósitos domiciliarios. 

A su vez, deberán cumplir con las características físicas, químicas y microbiológicas dispuestas por el CAA.1

La relevancia de cumplir con las mencionadas características radica en la multiplicidad de usos del agua para consumo humano (hidratación, sanitización de alimentos, higiene personal, etc.). 

¿Qué ocurre si se consume agua no potable?

Los problemas de salud relacionados al consumo de agua no potable obedecen a contaminación microbiana (ya sea por bacterias, virus u otros microorganismos) o contaminación química.

El impacto de la calidad del agua en la salud preocupa a nivel mundial, debido a que los agentes microbiológicos y químicos presentes en ella se relacionan a efectos adversos para la salud humana.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 80% del total de enfermedades que ocurren en los países en desarrollo son atribuibles a la falta de abastecimiento de agua potable. En Argentina, de las múltiples enfermedades relacionadas con el agua, las más frecuentes son las gastroentéricas, incluyendo los diferentes tipos de diarrea.

La importancia de consumir agua potable resulta una medida fundamental para evitar el desarrollo de enfermedades prevenibles, que de producirse son responsables del incremento de la morbimortalidad en lactantes y niños pequeños, de la pérdida de días de trabajo entre los adultos, y del incremento en el gasto público.

El acceso al agua potable constituye uno de los derechos humanos básicos y un componente de las políticas eficaces de protección de la salud.

 

1 disponible en: http://www.alimentosargentinos.gob.ar/contenido/marco/CAA/Capitulo_12.php


Compartí esta nota: