BLOG

¿Para Qué Sirve La Vitamina D?

¿Para Qué Sirve La Vitamina D?

Sabemos que las vitaminas y minerales son fundamentales para el buen funcionamiento de nuestra salud. Por eso es importante saber qué es la vitamina D y cuál es su función para saber cuáles son los valores ideales.A continuación te contaremos para qué sirve la vitamina d y más información para el cuidado de tu salud.

 

¿Para qué sirve la vitamina D? 

La vitamina D ha pasado de ser solo una vitamina, a ser una importante prohormona con múltiples efectos y funciones en diferentes tejidos y en diversos procesos fisiológicos.

La vitamina D o colecalciferol es una compleja prohormona con innumerables acciones en múltiples sistemas fisiológicos, lo cual explica la diversidad de las enfermedades que se asocian con su deficiencia. 

¿Cuáles son las funciones de la vitamina D? 

La vitamina D tiene funciones en distintos órganos (hueso, riñón, intestino, paratiroides), actuando por efecto endócrino (vía sanguínea), autocrino (propia célula) y paracrino (células vecinas). Resulta esencial en la interacción entre los riñones, hueso, glándula paratiroides e intestino para mantener los niveles de calcio dentro de valores establecidos y así mantener la integridad del esqueleto.

La presencia de receptores de la vitamina D en una amplia variedad de células hace que, su acción no solo esté relacionada con el metabolismo mineral óseo y el equilibrio fosfocálcico, sino también con efectos importantes en diferentes procesos de diferenciación, proliferación celular y en diversos mecanismos fisiológicos.

Clasificación de la Vitamina D

Las funciones de la vitamina D pueden clasificarse en acciones clásicas y no clásicas.

Entre sus acciones clásicas, se encuentran:

  • FUNCIÓN ESQUELÉTICA: La vitamina D es esencial para el desarrollo y mantenimiento del esqueleto mineralizado. Influye en diversos procesos (desarrollo de la placa de crecimiento, control de la homeostasis ósea, síntesis y resorción ósea) 

  • FUNCIÓN INTESTINAL: Contribuye a aumentar la absorción de calcio y fósforo (la eficiencia de absorción se incrementa en un 40% y 80% respectivamente)

  • FUNCIÓN RENAL: Regulación de su propia homeostasis.

  • FUNCIÓN ENDÓCRINA: Ejerce un potente efecto modulador sobre la función de las glándulas paratiroides.

 

Las acciones no clásicas de la vitamina D se pueden agrupar en 3:

  • Regulación de la secreción hormonal (estimulación de la secreción de insulina por vía no genómica y protección a la célula beta de la apoptosis celular mediada por citoquinas)

  • Regulación de la respuesta inmune (modulación de la inmunidad adquirida y, en consecuencia, disminuye el riesgo de enfermedades autoinmunes)

  • Regulación de la proliferación y diferenciación celular (Control del ciclo celular, apoptosis y efectividad de la acción del sistema inmune ante las infecciones)

Estas acciones no calcio trópicas explican la relación de su deficiencia con distintos tipos de enfermedades (diabetes, cáncer, infecciosas, autoinmunes)

Por todo lo mencionado, la deficiencia de vitamina D se relaciona no solo con el raquitismo y osteomalacia, sino también con mayor riesgo de diabetes y de enfermedades cardiovasculares, oncológicas, infecciosas y autoinmunes.

Esto permite enfatizar la necesidad de evaluar y optimizar mediante la suplementación, de ser necesario, los niveles séricos de vitamina D para mantener una salud óptima.


Compartí esta nota: