BLOG

Todo Sobre los Suplementos Deportivos Naturales

 Todo Sobre los Suplementos Deportivos Naturales

El Instituto Australiano del Deporte (AIS) establece un sistema de clasificación de los suplementos y alimentos para deportistas, basado en un análisis de la relación riesgo-beneficio de cada uno. A continuación, algunos de los suplementos deportivos aprobados. 

¿Qué requisitos reúnen suplementos deportivos naturales para ser considerados como tales?

La ayuda ergogénica (producción de energía) es un término utilizado ampliamente para todas las manipulaciones nutricionales y farmacológicas realizadas con el objetivo de aumentar la capacidad de trabajo y/o el rendimiento deportivo. Dentro de las nutricionales, se encuentran los suplementos dietarios.

Según el capítulo XVII del Código Alimentario Argentino se definen como suplementos dietarios los productos destinados a incrementar la ingesta dietaria habitual, suplementando la incorporación de nutrientes en la dieta de las personas sanas que, no encontrándose en condiciones patológicas, presenten necesidades básicas dietarias no satisfechas o mayores a las habituales.

¿Cómo se clasifican los suplementos deportivos naturales?

El AIS brinda una clasificación de los suplementos deportivos basado en un análisis realizado por científicos expertos en medicina y nutrición deportiva, sobre el riesgo-beneficio de cada producto.

Entre los suplementos deportivos aprobados se encuentran:

  • Barras energéticas: fuente compacta de energía y proteínas. Bajo contenido en grasas y fibra dietética. Algunas están fortificadas con micronutrientes

  • Bebidas deportivas: son bebidas con sabor, que aportan hidratos de carbono, sodio y potasio para restituir rápidamente líquidos y energía durante y después del ejercicio

  • Geles: fuente concentrada de energía. Resultan una forma fácil para consumir y se digieren rápidamente. Poseen mayor concentración de hidratos de carbono en comparación con las bebidas deportivas en una sola porción. Algunos poseen, además electrolitos

  • Cafeína: tiene el potencial de mejorar el rendimiento de un abanico de protocolos de ejercicio. Puede utilizarse en deportes de resistencia prolongados o intermitentes (sprints) y en ejercicios de alta intensidad (corta y larga duración).

Los mecanismos implicados son numerosos, estimula la liberación y actividad de la adrenalina, mejora la función neuromuscular, produce alteraciones en el sistema nervioso central que modifican las percepciones de esfuerzo y fatiga. El café no resulta una fuente ideal de cafeína para la suplementación, debido a que el contenido de esta sustancia por porción es variable y no predecible

  • Nitratos: El jugo de remolacha es una fuente de nitrato. En la boca, parte de este nitrato es convertido, por acción de las bacterias anaeróbicas, en nitrito. En el estómago, el nitrito es reducido a otra especia reactiva, el óxido nítrico que posteriormente es absorbido a nivel intestinal.

El óxido nítrico es el responsable de distintos efectos fisiológicos como son la vasodilatación y aumento del flujo sanguíneo o el aumento de la biogénesis mitocondrial, relacionados directamente con el rendimiento deportivo en ejercicios de alta intensidad y esfuerzos intermitentes de 12-40 minutos de duración

  • Bicarbonato/ Citrato de sodio: su uso está indicado en ejercicios de alta intensidad con la finalidad de mejorar la adaptación al entrenamiento y el rendimiento posterior.

Como desventaja, su consumo está asociado a malestar gastrointestinal. Resulta importante considerar estrategias que puedan minimizar sus efectos adversos: uso de citrato de sodio, fraccionamiento de la dosis total, consumirlo conjuntamente con una pequeña porción fuente de hidratos de carbono


Compartí esta nota: