BLOG

Agua de coco: beneficios de la bebida natural

Agua de coco: beneficios de la bebida natural

El agua de coco surge como una alternativa de bebida de origen vegetal, de elevada calidad nutricional, para incluir en la alimentación diaria debido a sus beneficios a la salud. Conocé todos los aportes que hace al consumidor. 

El coco es una fruta tropical procedente del cocotero (Cocos Nucifera), que pertenece a la familia de una gran palmera (Arecaceae), habitual en América, Asia y África.

Más allá de su valor nutricional, hay algo que caracteriza al coco y es su versatilidad. Además de consumirlo fresco, se pueden utilizar sus derivados: agua de coco, bebida de coco, aceite de coco, tuba, coco rallado, entre otros. 

Agua de coco vs Bebida de coco

Antes de destacar las propiedades nutricionales de utilizar coco para consumirlo, es necesario aclarar que el agua de coco no es un sinónimo de bebida de coco.

¿Qué es el agua de coco?

El agua de coco es el líquido natural que se halla en el interior de la fruta; cuanto menos maduro esté el fruto más abundante será y también más rico en nutrientes. Según algunos estudios científicos podría ser considerada como una bebida isotónica natural de gran utilidad en el deporte.1

¿Qué es la leche de coco?

Por su parte, la leche de coco es definida por el Codex Alimentarius, como una emulsión diluida de endospermo (almendra de coco) de coco desmenuzado en agua, con una distribución de sólidos solubles y en suspensión, que se ajusta a determinados requisitos.2 Sin embargo, en relación al término “leche de coco” la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) considera que su uso no es adecuado. Según el Código Alimentario Argentino (CAA), en el Capítulo VIII, se define ‘leche’ al producto obtenido por el ordeñe de la vaca lechera o proveniente de otros mamíferos. Respecto a los nuevos usos del término, la ANMAT afirma que vulgarmente suele utilizarse el término ‘leche’ para mencionar líquidos obtenidos por prensado de algunos frutos o vegetales, que nada tienen que ver con el producto genuino y que en algún caso pueden confundir al consumidor, que le puede atribuir propiedades que no contienen por el simple hecho de la mala utilización del término leche. 

Por la presencia de alergias o intolerancia a la lactosa, por ética de protección animal, por el alto costo medio ambiental de criar ganado para humanos y por sus beneficios, el interés por la bebida de coco va en aumento.

Entonces, ¿cuáles son los beneficios de la bebida de coco?

Los beneficios de la bebida de coco se deben a la composición nutricional de la fruta, la cual varía en función de ciertos factores tales como la variedad, localización geográfica y madurez. Los lípidos constituyen el principal macronutriente (aporta aproximadamente un 88% de ácidos grasos saturados), además de agua. Contiene un elevado aporte de minerales (magnesio, fósforo y calcio) y potasio. Se destaca también por su contenido en vitaminas hidrosolubles, antioxidantes y fibra dietética.

Todos los nutrientes mencionados hacen a la bebida de coco una opción saludable con múltiples beneficios nutricionales entre los que se destacan su capacidad hidratante, efecto cardioprotector y propiedades antioxidantes, antibacterianas, antifúngicas e inmunoestimulante.3 

INFORMACIÓN NUTRICIONAL (CADA 100GRAMOS DE ALIMENTO COMESTIBLE)

ENERGÍA (Kcal)

GRASAS (gr)

HIDRATOS DE CARBONO (gr)

FIBRA (gr)

POTASIO (mg)

MAGNESIO (mg)

VITAMINA E (mg)

VITAMINA C (mg)

351

36

3,9

10,5

405

52

0,7

2

 

Referencias Bibliográficas

1 SAAT, Mohamed, et al. Rehydration after exercise with fresh young coconut water, carbohydrate-electrolyte beverage and plain water. Journal of physiological anthropology and applied human science, 2002, vol. 21, no 2, p. 93-104.

2 NORMA DEL CODEX PARA LOS PRODUCTOS ACUOSOS DE COCO. Leche de Coco y Crema de Coco. (CODEX STAN 240-2003). Disponible en: http://www.fao.org/3/x4285s0i.htm

3 Manisha, DebMandal et al. Coconut (Cocos nucifera L.: Arecaceae): In health promotion and disease prevention. Asian Pacific Journal of Tropical Medicine.  March 2011.


Compartí esta nota: